LOS BUENOS SOMOS MÁS

VENGA TU REINO.

domingo, 12 de noviembre de 2017

ODA A MI BENDITO CULO


Querido Dios
nunca te he visto y no sé donde vives
pero me han dicho que eres el creador absoluto,
el gran diseñador,
el científico loco del universo,
y que con tu grupo de ayudantes has hecho todo lo que existe,
cada mínimo detalle.
¡Que gran obra!
Majestuosa,
inigualable,
colosal.
Te habrás divertido mucho inventando tantas y diversas formas.
Me maravillo con las minucias de algunos diseños.
Soy un humano del que no sabes absolutamente nada
y comprendo que estás muy atareado,
solo quería agradecerte.
Muchos te agradecen por el don hermoso de poder ver las maravillas del mundo, escuchar la voz y sonidos de las cosas, por el poder palpar la piel vecina, por hablar fluidamente, por poder pensar, por poder crear, por poder fecundar, etc.
yo te agradezco por mi bendito culo.
Me gusta deleitar lo que alimenta al vano humano,
me gusta beber,
me gusta saber que no hay nada mejor que comer, porque el resto es materialismo.
Pero Dios…
que sería del estúpido humano sin su bendito culo.
Explotaría.
Sería un gran dolor, un tormento, comer sin poder defecar.
Sería horrible vivir sin mi bendito culo.
Sentado tranquilo, en el trono del burdo y mal oliente humano…
me alegro infinitamente por poder cagar.
Es un placer para mí,
y después de eyacular… no hay nada mejor.
Dicen que lo mejor de la vida es amar…
pero amar conlleva tantas decepciones… en cambio dar del cuerpo,
enviar por el sieso lo que al cuerpo sobra, es un alivio,
como cuando el sol sale de las sombras.
Quién comería con ansia y gusto si supiera que saciaría el hambre pero luego explotaría.
Nadie te amaría Dios.
Ohhh gran diseñador… te alabo por mi hoyo justo y preciso,
cuando el vientre acosa, raudo acudo,
porque me has dotado de mi bendito culo y es para mí entre parpadeos como ver el prometido paraíso.
Gracias Dios porque soy una humana lombriz,
y me diferencio de aquella come tierra
por saber que tengo mi orificio trasero
y soy feliz… comiendo mierda como la lombriz.

JON GALLEGO OSORIO
12-11-2017

sábado, 11 de noviembre de 2017

CÓMO RECONOCER UN TIRANO?

En verdad es muy fácil reconocerlos…
Ellos empiezan siendo “amigos” de todos, o sea del pueblo.
Sonríen y hablan mentiras todo el tiempo como pastorcitos mentirosos; Cuando en realidad son feroces lobos revestidos de tiernas pieles de ovejas.
Su mirada es como la de un cordero degollado que no pudo evitar el sacrificio y con esta táctica se hacen del inocente voto popular.
Tras llegar al poder luego de muchas mentiras, la única verdad que dictan son un decreto de muerte a sus detractores y es allí donde nace la tiranía.
Ya la opinión del pueblo importa poco, aunque la mayoría siguen bajo el influjo protervo de su hipnosis colectiva.
-Nuestro  comandante, nuestro líder, nuestro rey es muy bueno-
Entonces la arcas personales de aquel personaje empiezan a reventar de prosperidad, lujo, exuberancia; Y ay del que hable o rumore, a las mazmorras va terminar sus días.
La libertad de prensa es un recuerdo ya, no como en otros días donde aparecían sonrientes en los tabloides. Ahora son la oposición.
¡Pobre pueblo muerto de hambre! Tan fácilmente dominable,  es un pueblo que cambia su libertad por una barriga llena.
Entonces estos jinetes de pueblos generalescos, cabalgan hacía otras comarcas buscando aliados y armas, para subyugar definitivamente a sus sumisos camaradas bajo la premisa del miedo.
Se crean alianzas litorales, se fortalecen fronteras extranjeras, se nutren los ejércitos con arengas de venganza, y se imponen democráticamente más impuestos para su sostenimiento.
¡Pobres pueblos!
Moribundos vasallos los pueblan, mientras sus adalides gastan sin medida los erarios con gustos de otros imperios.
¿Cómo reconocer un tirano?
Ellos se han perpetuado en el poder por años y años, han burlado la democracia con sus gobiernos abiertamente opresivos, aunque ante  los ojos de la comunidad internacional son soberanos comprensivos.
Han estudiado en las más reconocidas universidades del mundo y aparentar ser muy educados, pertenecen a dinastías milenarias  o simplemente son reconocidos golpistas.
Sus propiedades son incontables, han expropiado al pueblo, se han quitado la piel de oveja y ahora miran con desprecio.
Mira como vociferan discursos ampulosos y asesinan sin misericordia sus adeptos.
Los tiranos defecan en toilettes de oro mientras sus electores en un potrero.
Los tiranos comen caviar con champagne cada tarde, mientras su pueblo amor con hambre.
Los tiranos feudales educan sus hijos en el extranjero para que sigan dominando el pueblo, mientras el pueblo no puede estudiar porque se educa y pueden derrocar el gobierno.
Los tiranos viajan en jets privados que paga el pueblo, mientras el pueblo viaja en sus sueños y eso… a pie.
Los tiranos se amparan en la historia para imitar conquistadores de otras épocas, y el pueblo sigue siendo dominado porque no ha leído la historia.
Los tiranos se juntan a reírse del pueblo en congresos internacionales donde se habla y se habla y nada se logra.
Los tiranos vivían junto al pueblo cuando eran pobres, ahora viven alejados del pueblo en hermosas mansiones para que no los moleste esa ralea de igualados.
Los tiranos tienen seguridad privada, carros blindados, y mil escoltas…
Los del pueblo mueren abaleados en sus casas, victimas del abandono y la violencia generada por el desempleo nacional.
Cuando el país está en llamas, cuando la crisis es insostenible, cuando el pueblo despierta…
El tirano  se ha ido a otro imperio tiránico a disfrutar del despojo nacional en buen retiro, mientras su adolorido pueblo muere en escasez, esperando un redentor que luego será… otro tirano.

-El hombre ha dominado al hombre para perjuicio suyo-
Eclesiastés 8:9

-Bien sé yo, oh Jehová, que al hombre terrestre no le pertenece su camino; No pertenece al hombre que está andando siquiera  dirigir su paso-
JEREMÍAS 10:23



JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RESERVADOS
SOBRE LA ZOOCIEDAD 2

viernes, 27 de octubre de 2017

LA REINITA

Una mirada abismal, ojos celestes de cielo terrenal, de porte alto cual risco de águila, sus labios angelicales la trampa perfecta, unos pechos mullidos como nubes níveas, y por su extensa llanura, la umbría puerta del laberinto eterno.
Es bella, esbelta, tierna, de una sonrisa blanca, la envidia de muchos, el deseo de todos, la lujuria caminante, la perfecta puerta del infierno carnal.
Es así su apariencia, todos la sueñan, deliran con ella, la añoran.
Pero no saben todos que es normal como todas, o como todos los humanos, en ciertos momentos no es tan bella y estilizada, ni tan diáfana, ni tan pura, ni tan angelical, sino una terrenal desde sus pies hasta la cabeza.
si llega a casa después de un día corriente, se sienta en la sala, se quita sus tacones muy cansada y sus pies huelen y no a rosas, luego prosigue con el vestido, el brassier y se rasca los senos en sus entalladuras que han sudado y huelen a humana normal, saca un par de mocos duros que se han posado en sus fosas nasales,  mete los dedos de sus manos entre los dedos de sus pies que están rajados y rajadura de dedo no huele muy bien que digamos, ya muy cómoda va al baño porque tiene ganas de orinar y está mestruando, debe cambiar su protector; entonces se relaja y se rasga en una cadenas de pedos casi interminable...
al escuchar ese estallido tan normal en los humanos, me doy cuenta que ella, la dama perfecta también es humana y pee como todos. luego al salir del baño se percibe ese olorrrrrr para nada celestial sino infernal.
yo le digo con cariño la pedorra y ella me dice igualmente el señor pedorro.
ahí va la vida, un sueño hecho realidad.
el ogro y la princesa.
y usted las ve por la calle y se imagina, y piensa... que dicha.
apariencias...

JON GALLEGO OSORIO

viernes, 20 de octubre de 2017

TACÓN


Tratar de sobrellevar una discapacidad no es fácil en ninguna época, pero hace 40 años era mucho más difícil, no es de extrañar que una persona que la padece en algún momento se sienta frustrada y evidencie este hecho con lo más normal que es el mal genio o disgusto; sin contar con la joda de los demás idiotas que se aprovechan para molestar y hacer la vida más dura a dicha persona.
Debajo de la casa de los Montoya, abajo por puerto amor, por la terminal, tenía su taller de reparación de zapatos, recuerdo sus puertas rojas desvencijadas, y adentro muy juicioso, pero malgeniado estaba Humbertico el zapatero.
Que quiere levicito me decía con su suavecita o chillona voz… pues don Humbertico que aquí le manda mi papá estas zapatillas para que les cambie las tapas. Déjelos ahí y dígale a leví que para la otra semana.
Cuando salía la calle a tomarse sus muchas cervezas al parque o donde Oscar álvarez, subía cogineteando como es normal en una persona con una pierna más larga que otra, pero él de un modo muy hábil e ingenioso se inventó la manera de nivelar su desnivel con tacón delantero para su zapato y así cojear menos. No recuerdo si era la izquierda o la derecha, que importa eso ahora.
Tacón que hubo pues… le decían los cansones y él con mucho gusto les pegaba su puteada gratuita y les decía… me llamo Humberto hijueputa.
Sé que se llamaba Humberto correa, no tuvo hijos, fue un biatico, sé que murió enfermo, pero lo recuerdo como uno de los personajes de mi pueblo y le rindo con respeto este corto homenaje.
hombre laborioso y amado por su familia.

JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RESERVADOS

a lucy betancur gracias por la corección constructiva de mi falta de datos sobre humbertico.
a estela le dí gusto bajándolo del facebook porque ella sintió que yo difamaba a humbertico, porque él nunca dijo vulgaridades, porque en el pueblo nunca le dijeron tacón y porque él no era un personaje del pueblo. 

lunes, 9 de octubre de 2017

DEL LATÍN SECUTUM

Se dice que en tierras lejanas, hace siglos ya, un gran Señor inventó un reloj inigualable, invaluable,
y bellísimo; su precisión se logró con la sabiduría del arcano, su belleza fue forrada en oro, una obra de arte pulcra, e inimitable, magistral.
Solo se hizo un ejemplar al que nombraron el gran Cristi y le fue entregado por su hacedor, a un pobre pescador de una comarca sin importancia, como regalo inmerecido.
fue por este acto tan ilógico que la bella pieza dejó de ser real para convertirse en una leyenda,
un mito.
Pasados algunos siglos, un prete inconforme con el cuento, decidió que era hora de hacerlo real de nuevo y trató de hacer una copia a su manera y hacerle creer a los demás que era la verdadera pieza de arte.
después de la astucia de este prete, otros quisieron hacer lo mismo y empezó otro mito con piezas falsas, de imitación y baja calidad.
La audacia consistía en hacerle creer a todos los ingenuos compradores que era la pieza original con juramento de por medio.
Así trascurrió la historia otros tantos cientos de años y ya no se supo cual de todos era el real.
En décadas recientes apareció un señor llamado don Misi, descendiente de alemanes e ingleses que le habían enseñado todo sobre el mercadeo del utilísimo y próspero reloj Cristi.
como muchos otros don Misi decidió viajar a otros países a vender la excelsa joya, a timar a los ignorantes con el reluciente oropel, que hipnotizaba a tantos incautos.
Cierto día en una nueva ciudad, don Misi captó a una vieja y rebelde profesora que creyéndose las todas, le prestó los oídos a don Misi, quién con gran experiencia y astucia le hizo creer a la ingenua que había encontrado la joya de gran valor, la única y verdadera. ella a su vez se lo hizo creer a todos sus familiares quienes terminaron vendiendo relojes falsos, y creyendo que eran reales porque habían sido traídos de estados unidos.
Unos primos de don Misi también  fueron a otros países y vendieron relojes falsos por doquier, haciendo grandes fortunas y vistiendo con gran elegancia, lo cual les hacía muy prestantes y afamados, son como dioses con un nuevo evangelio.
y así continuo la historia hasta hoy, todos venden relojes cristi falsos por toda la tierra y todos creen que tienen el verdadero.
Entonces apareció don francisco, el hijo del pobre pescador y demostró de forma evidente que solo él tenía el verdadero y único reloj Cristi que recibió de su padre, que a su vez recibió de las manos de gran Señor artesano.
ahora todos se pelean y siguen defendiendo cada cual, que el propio es el verdadero cristi.
Ése es el arte del engañador, del vendedor de mentiras y falsedades, hacerle a creer al que poco sabe de relojes y originalidad, que todo lo sabe, que solo basta que algo se vea lindo y eso es todo.
la diferencia entre una pieza real y una falsa así aparenten ser iguales es la palabra de su hacedor.
se puede imitar su sello, su apariencia, hacerle creer a todos que funciona de una manera igual o mejor, pero el oropel no es oro real, es solo un relucir, un viso pálido, una ilusión sin valor.
muchos han muerto ya albergando contra su pecho un tesoro falso que les costó la vida entera.
¿Que sabes tú de relojes finos?
¿Que sabes de verdad?

JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RESERVADOS


lunes, 24 de julio de 2017

PAREJAS GUAU

Ya son historias de abuelas ésas familias grandes de más de diez hijos, de donde provenimos la mayoría de nosotros, cargadas de mucha dificultad y pobreza,  pero con mucho amor.
ya no existen las familias con historias de tíos, abuelos, primos, parientes de toda clase, porque ya no se frecuentan, sino, familias guau miau.
Las familias fueron menguando década tras década, de docenas de hijos a familias de ocho hijos, de siete, seis, cinco, cuatro, tres, dos, uno y cero.  Si… Cero hijos.
Llegamos a la degeneración de parejas con hijos guau o miau.
Que la economía está muy mal, que la demografía mundial no necesita humanos, que la escasez de alimento, que la violencia, que el mundo es muy malo  para tener hijos,
que mejor en el nuevo mundo, en fin.
Entonces “una pareja” se conoce, se enamoran y se van a vivir su idilio con sus perros y gatos.
Yo los veo pulular por todos lados, y la gran mayoría son hijos pupi de papi y mami; mimaos y mimadas que no aprendieron responsabilidad de ninguna clase, sino que suplieron su escasez de amor con macotas y ahora los tratan como a hijos.
Esos niños criados por la muchacha del servicio, que ocupa el lugar más importante en las vidas de esos muchachitos, porque es lo más cercano que sintieron a una mamá o papá.
Algunos de ellos creo que exageran humanizándolos con ropitas y nombres de humanos:
La gata… mari mar, el perro… simón, y si por casualidad se les atraviesa, se les viene, les falla algún cálculo, y llega la cigüeña con un muchachito en la vida, lo nombran Dante para recordar su paso por el infierno de criar a un indeseado humano.
Otras  de esas parejas guau miau simplemente es por seguir la moda, y llenan el vacio en su corazón con una mascota que a veces dejan encerrada en un balcón ladrando todo el día e incomodando al prójimo, otros son muy inteligentes porque saben que si van a salir de viaje lo llevan a la guardería y solucionado el problema lo cual no es así con un hijo.
Ahí van… mírelos, cargando perros y gatos, besándolos en la boca, les pintan las uñas,
los tratan como a princesas y príncipes, los llevan a costosas clínicas veterinarias, van para la peluquería, luego a comprarles ropita fina y de marca, son tan tiernos, tan lindos,
taaaaaaaaan imbéciles.
El mundo muere de hambre, humanos muriendo de hambre, sin ropa para cubrirse, humanos sufriendo enfermedades incosteables, pero nadie ayuda ni le importa.
Hay países Super desarrollados que ofrecen grandes garantías a parejas jóvenes para que vayan y habiten, pero principalmente para que se multipliquen, repueblen esos países que se envejecieron sin hijos, porque progresaron mucho económicamente pero para quién…
Dios nos envía a vivir en este planeta como humanos felices, y nosotros la cagamos persiguiendo solamente la mierda del diablo. Y envejecemos, morimos, y de paso…
nos extinguimos.
Si te sobra el dinero y quieres ayudar, dar mejor calidad de vida, adopta… pero no solo un perros y tres gatos; alimenta a un humano, muchos te lo agradecerán.
Una mascota no es un hijo, y cuando envejezcas, esa mascota no hará absolutamente nada por ti, ni una mínima palabra de amor te dirá.


JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RESERVADOS

EL COMEDOR Y LA SALA


Infaltable en la pared, el cuadro del corazón de Jesús en la sala, la santísima trinidad en el comedor, y a las seis en punto, rosario antes de comer.
Sin excusas,  no podía faltar nadie estuviese haciendo lo que fuera.
En la sala se atendían las visitas de amigos y familiares, solo para adultos, los niños para afuera a jugar con los niños.
-No como hoy que brincan encima y no dejan ni hablar-
Allí cotorreaban de muchas cosas, chismeaban del barrio y del pueblo, tomaban tinto,
agua de panela parviada, y hasta un aguardientico.
El comedor era un lugar de reunión familiar y de oración. Allí se comía pero también era el momento para contar que pasó en el día, que permiso había que pedir, que cumpleaños había que celebrar, y que había que desgranar.
A mí me tocó escoger café.
Ahora son solo cosas decorativas para llenar espacios.
La madre dice en voz alta a todos: A comer…
Y cada quién va por su plato de comida a la cocina y se va para su alcoba donde tiene su propio televisor, equipo de sonido, consola de juegos, computador, teléfono, e internet…
¿Para qué necesita una familia?
Simplemente para que le llenen la panza y le den dinero.
En la puerta de la alcoba hay un colgante de hotel que dice: NO MOLESTAR
O sea que el papá y la mamá no tienen derechos de ir a joder a sus retoños en el espacio privado de sus alcahueterías.
¡Que bonito... No!
Antes el televisor estaba en la sala y era para todos, en el bife los álbumes de fotos, los vasos y la losa fina, a un lado la radiola Phillips con los discos, el cenicero sobre la mesita de centro, y los muebles donde se sentaba a charlar, oír música, a tejer y bordar las señoras por las tardecitas.
Antiguas salas de chat.
En este mundo moderno donde hay que respetar el libre desarrollo de la personalidad, donde ya no se puede dar un correazo, o un buen pellizco, todo se fue al carajo.
La familia es una palabra para nombrar dos o tres personas que viven en sus cuevas personales bajo un mismo techo.
Ya no se come en el comedor, solamente si vienen visitas.
La sala la ocupan los gatos y los perros para dormir.
El rosario, los cuadros religiosos, la radiola y el resto… o se vendieron o fueron a dar al cuarto útil, que en mi tiempo se llamaba la pieza del reblujo.
Se siguen vendiendo en las mueblerías y no sé para que…
El comedor y la sala.


JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RESERVADOS





lunes, 17 de julio de 2017

VOLVER A VIVIR


Hay un pescado en el refrigerador de mi nevera,
Estoy seguro que si pudiera, desearía volver al mar.

Y es así la vida en muchos momentos, un estado de congelamiento con  apariencia de vida.
Pero realmente es la misma muerte.
Para mí el sentido de la vida como en las otras especies animales, es la pasión, así ellos no lo sepan, ni lo piensen y sea solo un acto de apareamiento.
A mí me hace vibrar un beso, pero no un beso matrimonial de 2 segundos, sino uno adúltero, de novios, de 20 minutos.
Quisiera vehementemente volver a sentir esa humedad apasionante de un beso largo e intenso, un beso que permita morder pasito los labios, un beso que deje saborear la lengua,
un beso que permita meter la mano en el tibio brassier y la otra entre las frías nalgas, un beso que me empañe las gafas con la respiración excitada de ella, uno de esos quiero.
Un beso de esos eléctricos que se sienten por todos lados, arriba y abajo,
y que el cuerpo lo sabe, que no es insípido, sino lúbrico, un preámbulo de arrecho e incontenible sexo.
Y uno desea volver a tener sexo de motel, no una ni dos sino tres, no en la cama, sino en todos lados y en la ducha cuando se cree que ya nos vamos.
Y mientras estoy dentro de ti, mojados, por la espalda te muerdo suavemente la oreja  y te digo que te amo, que te amaré siempre, cásate conmigo, volémonos,
vámonos a vivir juntos ya, que no puedo vivir sin ti, que me muero, que ya te extraño.
Y puedo que todo pase, y nos casemos, y nos amemos, y seamos felices un tiempo, tengamos muchos sexo nuevo, pero al tiempo todo vuelve a ser igual, y despierto y estás ahí en mi cama dormida, mientras me desvelo y pienso en tener sexo con otra mujer y volver a vivir.
Es que uno se va cansando de esos besos con papel de lija en la boca,
de esos besos de hola y adiós totalmente secos, son como flores marchitas regaladas por esa tiránica rutina, por ese miedo a perderlo todo de un día para otro, de ese desgano de volver a comenzar, de atreverse a vivir realmente.
Y la culpa siempre es de ambos, cuando todo empieza a morir y está muerto, la culpa de ambos. No es que tú o que yo, no. Es de ambos la culpa que se queden los besos congelados.
Es que dejamos de hablarnos, de tocarnos, a todo le decimos no, y el orgulloso se hace frondoso y fértil, y crecen grandes espinas entre nosotros, y dividimos la casa en cuevas singulares, y empezamos a ver que alguien más si se preocupa por mí y me da lo que tú no me das. Y entonces la pérfida infidelidad engendra la traición, la sierpe  edénica preña el pecado nuevamente, y los ojos envían en Morse diálogos silentes que pronto se traducen al braille,
 y el resto de la historia es totalmente oral, si, oral por todos los rincones palpitantes.
Nos bebemos a besos, nos devoramos a besos, y luego otra vez… la culpa.
Quiero un beso nuevo, quiero volver a vivir, pero no quiero la culpa, no quiero la traición.
Solo quiero un beso como antes.



JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RESERVADOS



LA CARTILLA DEL REINO ANIMAL

Lo enseñaban en la escuela de la jungla, en la cartilla del reino animal.
No vayas a los dominios sin tierra donde mora el pisoteador,
A las hormigas, cucarachas, serpientes, moscas, sancudos, osos, tigres, elefantes, jirafas, ratones, gatos, perros, leones, caballos, cerdos, en fin todos los sabían porque leyeron la cartilla.
No vayas a los dominios sin tierra donde mora el pisoteador.
Todos los que desobedecieron fueron pisoteados.
Un día un ser llamado hombre encontró la cartilla del reino animal,
la leyó y supo…
Que el era el pisoteador y sus dominios… el reino del mal.



JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RESERVADOS



EL PALERO


La camisa raída y con olor a sudor de varios trabajos, es un andrajo que se tira encima para disimular que no le gustan esos trapos.
Está parado el palero en la misma esquina de siempre,
esperando con la pala en la mano a que lo llamen para irse a trabajar.
Llega la volqueta buscando paleros porque van para el río por un pedido grande.
Se sube Fósforo con el resto de paleros, se amarra un trapo rojo en la cabeza como si fuera una pañoleta y eso es lo único que lo protegerá del sol.
En medio del agua, todos empiezan su faena de paliar arena y piedras.
Es una labor titánica, mecánica de mucha fuerza y baquía.
El sol arrecia y ellos charlan con su lenguaje vulgar sobre obscenidades.
El sudor los baña tan rápido como el agua que les pasa por los pies.
El corazón se les ve palpitar desde lejos.
Los paleros son de cuerpos flacos y músculos rayados, templados por el arduo trabajo, magros como corceles de carreras, fuertes de manos callosas, hablar rudo, desafiante mirar, viciosos después de trabajar.
La tarde cae y la faena termina, es la hora de tomar cerveza fría, de fumar piel roja, de ir donde las mujeres malas que son muy buenas, es la hora de volver a casa con escasos pesos, es la hora de dormir para volver a trabajar.
El rio espera sin cesar.
En otros lugares los hombres van en carro a gimnasios, a pujar en cuatro series de ocho repeticiones, gritan sus esfuerzos para que los vean, se miran al espejo sus inflamados músculos, alardean con ese caminar de arrogantes, y se inyectan esteroides para verse más musculosos.
Luego se van a casa a jugar play stations con sus mentes de estúpidos pobres.
Borrachito un día bajaba Fósforo para la casa, y otro borracho en su caballo lo tiró a la mierda, lo dejó en silla de ruedas y ya no sirve para nada el palero, me dice que se quiere morir, que ya ni la comida se levanta.
Y se murió el palero, se murió Fósforo, un amigo, un paisano, un hombre de verdad que conocí un día en mi pueblo.



JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RESERVADOS