LOS BUENOS SOMOS MÁS

VENGA TU REINO.

martes, 25 de abril de 2017

UN CUENTO DE CUNA

Sus padres eran muy amigos, por  lo tanto cuando tenían que acostar los bebés lo hacían en la misma cuna; mientras ellos charlaban sobre sus vidas y contaban chismes de familia y amigos de otras tierras.
Allí en la cuna bajo un tul casi nupcial, con el calor típico de la costa norte colombiana, entre babas y diálogos ininteligibles se gestionaba una historia eterna.
Así se fueron repitiendo las visitas de los amigos y compadres hasta que ya no fue prudente acostar juntos al niño con la niña; ya estaban creciditos para la cuna, aunque entre el niño y la niña ya había fulgurado una miradita extraña, una malicia, querían seguir durmiendo juntos.
Para toda la familia el amor entre ellos era como de hermanitos.
Él creció y se hizo sargento del ejército.
Ella floreció y en su hermosura empezaba a ser codiciada.
Entonces Gustavo le dice:
Leti… volémonos, yo no puedo vivir sin vos.
Ella fue tajante… no señor, si quiere casados o nada.
Leti, mañana me voy de traslado y no sé cuando vuelva, si es que vuelvo.
Vos sabes que soy contraguerrilla.
Yo lo espero tavo, que sea lo que Dios quiera pero no me voy sino es casada.
Pasó un año y tavo volvió por su leti que sí lo esperó.
Tuvieron sus hijos, trabajaron duro, codo a codo por muchos años, consiguieron bienestar económico.
Un día normal en la finca por una discusión boba un empleado mata vilmente
A leti.
Tavo devastado se va del país con sus hijos y se vuelve a casar para menguar el dolor de estar solo sin su leti.
Un par de años después tavo vuelve al país y lo primero que hace es desandar el camino, ir al cementerio a visitar a su leti en el campo santo.
El amor verdadero no se esfuma, es tan fuerte la emoción, el dolor de la ausencia que sufre un infarto y muere allí.
-Ella al fin se lo llevó-
Sus hijos los sepultaron juntos en esa cuna de verde pasto y allí yacen hasta hoy…
Seguirán así en la eternidad, imagino yo.
Una historia que empezó en la cuna terminó en la tumba… o quizás no.

JON GALLEGO OSORIO

DERECHOS RESERVADOS

viernes, 7 de abril de 2017

CRISTIANO


Con que facilidad se dice ser cristiano.
Seguidor de Cristo.
Algunos creen que solo basta decir “Yo Soy”
Caminar su camino, pararse en sus huellas, oler a su ungido perfume,
Soportar su indeseable dolor…
Ser cristiano es seguir ese Cristo que padeció una gran humillación aquí en la tierra, que fue ultrajado a golpes, lacerado, escupido, azotado, condenado injustamente, conducido a muerte sin deber nada y crucificado entre ladrones como un criminal. Ese hombre sin igual que derramo su sangre cual cordero en sacrificio por ti.
Un inocente predicador del reino divino, por decir la verdad fue crucificado como un blasfemo.
Decir que soy cristiano es un insulto para ese ser inmaculado y eterno.
Yo soy una lombriz que bajo tierra se apega a ese pedazo de cruz que le toca, allá en el Gólgota.
Hay otros que si tienen los ojos y la mirada de Cristo y ven la humanidad con amor y perdón… yo no soy bueno perdonando porque soy soberbio.
Otros están tirados a los pies de Cristo besando sus pies, y son muy píos, y le creen y lo adoran y lo besan. Tampoco soy de ellos, aunque quisiera serlo, pero soy uno de esos lobos que se inclina y no agradece sino que exige al Rey.
Están los que roban y dominan en su Santo nombre para enriquecerse, y hasta milagros hacen… yo no soy de ellos ni les creo, basta mirar el ejemplo del Maestro para saber que no son sus discípulos.
Admiro a esos sencillos cristianos del común, sin alardes, que ignoran hasta las escrituras, pero les basta con saber que él es Dios, lo llevan en el corazón,
Lo respetan y en él esperan sin preguntar.
Yo no soy de esos, a mí me falta mucha fe.
Están los magníficos… los que portan sus heridas y hacen su divina voluntad sin reparos, van gustosos hasta el martirio…
A esos mis respetos, yo los llamo Santos.
Ni cerca estoy de serlo, soy profano, un mundano, un rastrero terrenal sin cielo.
Quisiera encontrarlo un día en cualquier camino y que el corazón de un salto me dijera, mira…él es, y arrojarme a sus pies, llorar y reír, y poder decir antes de morir… soy un cristiano porque lo amo sin medida, sin condiciones, sin ninguna duda.
Pero yo soy una lombriz nada más, y las lombrices no van al cielo.


JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RESERVADOS


jueves, 6 de abril de 2017

SE ROBARON A RIVAS

Moreno tirando a negro, atlético, ágil, un tremendo deportista.
Lo recuerdo en el parque de mi pueblo jugando voleibol, tenía el pelao como unos gadgets en las rodillas ahora que lo pienso bien; de pronto se disparaban esos gadgets y quedaba él suspendido en el aire sobre la red, con una facilidad tan increíble, que un tipo como yo, bajito y gordito, solo podía envidiar.
En ese instante su camiseta subía lentamente mostrando a las muchachas su muy bien definida chocolatina abdominal, luego sacaba el brazo derecho como una catapulta y daba un golpe fatal… después de un clavado de esos solo hay que anotar el punto.
Año 1998, sale Monroy  de su casa para el trabajo, en la sobaquera una nueve milímetros y atrás en la cintura, empretinado un 38 largo negro hermoso.
Le pregunta un compañero de trabajo, viene solo o acompañado.
Vengo con tola y si gaguea también traigo a Rivas, ese si no falla.
Un domingo mientras el escolta profesional se dedicaba a intentar acabar con el licor del bar de la esquina, los ladrones que ya lo habían estudiado, se entraron a su casa para hurtar.
Solo se robaron a Rivas a Tola no la pudieron encontrar.
Se sabe hoy que Rivas habita en la capital dominado por su jardín, Oriana.
Ahí va para el trabajo cantando un tango de los que le gustan… el negro Rivas.


JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RESERVADOS

miércoles, 5 de abril de 2017

CUANDO ME VOLVÍ JIRAFA

Estaba parado frente al espejo del baño esa mañana, me afeitaba como de costumbre, pero algo raro noté en esos momentos.
De pronto el lavabo se veía más bajo, mejor dicho, más abajo de mi cintura,
Y podía ver también mi pecho desde el frente y  toda mi espalda.
Crecía cada segundo, pensé por un instante que alucinaba, entonces me agaché para lavar mi rostro con agua y que ésta sensación desapareciera con un restregón.
Pero algo más raro aún aconteció.
Cuando alcé mi rostro, el reflejo del espejo seguía enjuagándose mientras yo veía estupefacto desde el cielorraso junto al bombillo.
Entonces pensé… seguro estoy dormido, estoy soñando, ni siquiera me he levantado, ya me ha pasado antes.
Volví a agacharme para enjuagar mis ojos y el lavabo estaba aún más abajo o yo más alto, mis piernas se alargaban, empezaba a quedar muy incomodo contra el techo, podía verme todo al alrededor, con mi cuello muy, pero muy largo podía ver en los rincones diminutas arañas.
En este momento me asusté y grité… Dios mío, que pasa.
¡Cómo saldré de aquí!
Mi esposa al escuchar mi grito desesperado, corre hacia el baño y al abrir la puerta grita también…
¿Que pasa?
¡Porque metiste esta jirafa en el baño!
Me  sacas esa jirafa ya mismo de aquí…
Mi amor, le dije. Soy yo. No sé que me pasó.
Estás loco me contestó. Las jirafas no hablan.
Lo niega todo cada vez que le preguntan por la jirafa.
Viene a visitarme los domingos a este zoológico,
A este manicomio de locos cuerdos.
Dice que estoy loco de remate.
Que me creo una jirafa, pero ella también la vio.
Tal vez estoy dormido, en breve despertaré.
Esto ya me ha pasado antes.



JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RESERVADOS

jueves, 30 de marzo de 2017

LAS MÁSCARAS DE MAMÁ


Mi abuela la ayuda siempre, entre ambas escogen que peluca va mejor con el atuendo del día.
Yo no sé porque le gustan tanto las máscaras, pelucas y sombreros; A mí me gustaba más sin todo eso, pero ya no me deja verla sin su mascara o maquillaje.
El abuelo y los tíos le dicen: te ves muy bien. Pero es muy raro porque luego he visto llorar al abuelo y maldecir diciendo… malparido.
Mis tíos hablan en secreto de cómo enseñarle a respetar a ese maricón...
Mamá ya no puede besarme como antes, su máscara se lo impide,
Lleva siempre una sombrilla, lentes de sol, abrigo, cartera y se ve elegante; aunque no como antes.
A veces creo que mamá es una luchadora de esas de la televisión y no me quiere decir la verdad.
Hoy está llorando la abuela porque vino el abogado y le dijo:
Su ex quedará libre por vencimiento de términos, además dice el juez que lo mandará al manicomio porque está loco.
No sé que es un su ex, pero la abuela dice que no está loco sino que es un ideputa.
Es culpa de su ex que mamá usa siempre máscaras, sombrero, lentes oscuros, y ya no me deja verla.
Mamá es la jefa del grupo de luchadoras, la he visto en la sala con otras enmascaradas hablando que saldrán adelante, pase que lo que pase.
Hablan de perdón y olvido, de amor, de futuro, de no mirar atrás.
A mí no me dicen nada, pero yo ya sé.
Son luchadoras y creo que ganarán el campeonato.
Su ex no pudo vencerlas ni con ácido.


JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RSERVADOS

SI NO ES MÍA NO ES DE NADIE

La frase más asesina, cobarde, llena de odio, y rencor, más carente de amor
y sapiencia, la frase que es en sí un atentado a la vida.
Si usted jovencita escucha a un tonto que dice amarla, lo oye decir esta desfachatez… corra de su lado a toda velocidad y para siempre; no es broma, no son simples celos, es un tipo malvado, inseguro, un egoísta, y un asesino en potencia.
No estoy exagerando para nada.
Cuando un joven llevado por sus instintos defeca una frase de este tamaño por su pútrida boca, no está charlando, ya se cree su dueño, cree que usted es propiedad privada, y la educación que tiene o le dieron es que todo lo puede tener así no lo merezca; así lo mal criaron, eso aprendió andando con sus malas compañías.
Ese joven no es una buena persona, puede que te parezca lindo, tierno, y que te ama; pero al momento de enojarse quiere matarte… pues corre, apártate de su lado mientras tengas esa suerte de zafarte.
Mira… hay personas que son criadas, educadas, para ver al ser humano,
al prójimo, como un ser que merece todo tu respeto, que tienen su espacio y pueden tomar sus propias decisiones; pero hay otros a los que todo se lo dieron o se lo negaron, y cuando se sienten enamorados creen que nadie más puede mirar si quiera aquel trofeo que lograron. O sea tú.
Un joven celoso, posesivo, es una bomba que estallará en cualquier momento… yo te digo, apártate.
Pensaba en mi silencio… ¿Porqué llegó a eso? ¿Se lo permitiría ella?
Hasta cierto punto si, pero el caso fue que lo dejó… se apartó de él y sin embargo, ya era tarde. El imbécil creyó ser su dueño.
Maquinó en silencio su venganza, quería dañarla para que nadie más pudiera amarla, dejarla sola de por vida, que ella recordara siempre viéndose a la cara que él cumplió su promesa.
El asesino va y compra ácido en cualquier lugar sin permiso de venta, espera a la salida del colegio, de la casa, de la oficina; encubre sus pasos con la oscuridad de su ser, premeditadamente y en la mano lleva un frasco destapado y le arroja el ácido a la cara.
El daño el total.
No es solo físico y moral, sino, total, devastador.
Acabó con la felicidad de toda la familia porque amargó a todos, incluso algunos conspiran venganza.
Pero el abogado dice que está loco, que MERECE un tratamiento especial.
El juez que es amigo del abogado, le recibe un buen argumento monetario para estar de acuerdo que el tipo está loco.
-Que no representa un peligro para sociedad-
En este país de cafres, Colombia, qué se puede esperar de la justicia que no sea la desilusión y la desesperanza. Un país corrupto y vendido desde la presidencia.
Para mí usted señor, egoísta, cobarde, altanero, sin vergüenza, ruin, asesino… usted no está loco y además es usted un HIJUEPUTA.


JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RESERVADOS

lunes, 27 de marzo de 2017

APUESTA INDECENTE


Un grupo de tipos indecentes se encontraban consumiendo licor en un bar del pueblo; al verla pasar tan bien puesta, hermosa y decorosa, se rieron,
La piropiaron y en su borrachera se les ocurrió una descabellada idea.
Conquistarla como fuera.
Conservando algo de cordura la mayoría no quiso proponerse como el conquistador a excepción del ateo.
Toda mujer cede al amor con detalles y palabras bonitas, son muy predecibles y fáciles, dijo.
Vos sos como pendejo, eso no se debe hacer, es mujer comprometida y su señor es un grande poderoso.
El osado responde altivo… yo no creo en nada ni en nadie, me importa un bledo. Se rieron como si fuese cosa olvidada, pero no para el osado ateo.
En los días consecuentes el conquistador empezó con su estrategia, enviándole flores, notitas piadosas y promesas de amor eterno.
La bella en su claustro de princesa oró a Dios por como darle una explicación prudente al imprudente.
Todos los días le llegaban flores a su morada y para no alarmar la sociedad decía la halagada que eran para la Santa Virgen Maria.
Así fue por el trascurso de un año.
Reunidos los amigos de nuevo le decían al desafiado. Deja ya la joda, no te dio resultado nada, por suerte aún seguís con vida. Su prudente oración te ha salvado. Pero el imbécil empecinado seguía buscando comprobar la fragilidad femenina ante el romance propuesto por el amor, aunque no sea verdadero.
Al siguiente año por días de Semana Santa, el ateo recibió una nota.
Me voy contigo pero casada.
Él aceptó y se casó por la iglesia con la princesa de provincia; Al fin se había triunfado su estrategia.
La verdad es que se había enamorado el ateo, incluso sin creer en el amor.
Una tarde mientras los indecentes amigotes se reunían a beber licor en el mismo bar del pueblo, como siempre lo hacían los buenos para nada; vieron pasar al ateo junto a su mujer para misa de seis de la tarde.
Iba el ateo muy convencido, muy aconductado, como todo un buen esposo, como todo un cristiano católico de iglesia y costumbres.
Era evidente que ya no era ateo, al menos creía en la familia.
En su envidia e ira decidieron enviar una nota a la engañada esposa para contarle que todo había sido una apuesta de borrachos.
Al siguiente día ella en persona fue busca a cada uno de los involucrados con su marido de gancho; y les explicó que ya no tenía importancia, que el amor había hecho de su broma un camino de triunfo para el ateo y para todos si así lo deseaban.
El ateo dejó de ser ateo, sus amigos empezaron a seguir sus pasos viendo su drástico cambio y ejemplo.
De rodillas ante el altar de la iglesia, la princesa conquistada ora así:
Señor misecordia pequé, hágase tu voluntad y no la mía,
Extraño mis hábitos de monja pero tú lo sabes todo,
En esta ciudad extraña que es la vida de casada, marca tú el camino para todos como ejemplo de tu grande amor.
Sigo siendo tuya Grande Poderoso.

-DE DIOS NO SE BURLA NADIE-

JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RESERVADOS

25-03-2017

jueves, 23 de marzo de 2017

CABACHERITO

En la vida estudiantil uno tiene todo tipo de profesores con los que interactúa y se involucra en la cotidianidad del aprendizaje pueril.
Algunos son solo académicos de paso y otros verdaderos maestros de cátedra en la vida, lazarillos que nos llevan de la mano, sin enterarnos siquiera, por el camino que mejor nos conviene; Apoyándonos, no solo aplicando la disciplina reglamentaria contra la indisciplina ganada por apoyo de galladas colegiales. Sino guiando como verdaderos amigos en la consecución de la meta útil que es el vivir con un objetivo claro, un sendero llano hacia el éxito deseado.
Cabacherito fue uno de ellos para mí, como también Don juan nepuseno.
Yo en el colegio era un indisciplinado, una plaga, la pesadilla de muchos profesores, el tipo de conducta condicional, la caspa del colegio. Recuerdo la tontería de aquellos años en que solía ser un revoltoso sin razón; creo que era un adolescente que adolecía de mucho conocimiento.
Una tarde entró cabacherito al salón a impartir su clase de español
Preguntó sonriendo desde la puerta: ¿Quién sabe que es pederastia?
Bueno, cada uno tome una hoja y escriba lo que crea que es.
Hubo de todo tipo de definiciones:
Que una fruta, que una enfermedad, que el nombre de una ciudad, etc.
Así eran las clases con Fernando.
Cómo eran de buenas las ferias del saber que el promovía para saber más de cultura general.
Otra tarde llegó y dijo, saquen una hoja y escriban un ensayo sobre Potrerillo.
Potrerillo es una montaña de mi pueblo muy alta y desde la cual se pueden divisar los hermosos farallones de Valparaíso.
Yo como era un mamagallista, un indisciplinado y un cansón sin remedio, escribí un sartal de cosas pseudo intelectuales para rellenar la hoja, salir del problema e irme afuera de la clase a joder.
Después del recreo de medio día, Fernando me buscó, me llamó y me dijo que lo acompañara a rectoría.
Carajoooo y ahora que hice pensé yo.
Siéntese cabacherito, me dijo.
Acabo de leer el texto sobre potrerillo que les encargué en la clase de español.
Si ve que usted es más que un holgazán, un indisciplinado y un revoltoso…
Yo no tenía idea de que hablaba.
De los 40 alumnos de la clase usted escribió algo muy bueno, tiene madera, me gusta.
Si usted quiere seguir siendo la caspa del colegio usted verá, pero le digo jovencito, aquí hay algo bueno; lea más, edúquese más, propóngase a ser un buen narrador, podría llegar a ser un escritor.
Que quéeeeeeeee.
Se enloqueció Fernando; yo un escritor…
Me quedó sonando la idea, empecé a leer más, a ir a la biblioteca, a aprender cómo escribir mejor.
Fernando, si algo he logrado hasta hoy, fue por tu dirección, tu apoyo, tu encomio.
Gracias cabacherito.

JON GALLEGO OSORIO

DERECHOS RESERVADOS

SAPO TIRA LECHE

-Estábamos como en quinto de primaria-
Soy tan bobo que le digo a Puerta o sea a sapo tira leche:
Mario, cierto que la profesora Adíela está que se revienta de buena.
Ayayay Dios mío porque fui tan ingenuo Señor Santo.
Inmediatamente sale corriendo para la dirección de la escuela y le cuenta todo a Don Luis ángel el director.
Llegó súper enojado al salón, se paró en la puerta y me dice:
Acompáñeme jovencito.
En la dirección me da una boleta para mi papá y yo sabía que me había ganado una pela, una cueriza, una juetera.
Luego de la vergüenza, la paliza y para remediar el mal, llegaron al consenso de pedir disculpas a la profesora involucrada; Entonces me dice mi papá con una risita maliciosa:
Vaya y le pide perdón a la profe Adíela.
La esperé a la salida de la escuela y sin mirarla más arriba del ombligo le dije:
Profe que mi papá le manda a decir que me perdone…
Entonces ella me contesta, su papá o usted.
Pues mi papá profesora porque el me dijo.
La recuerdo mucho, no me arrepentí ni poquito, la profesora adíela estaba buenísima, era bellísima, creo que fue mi primer amor,  y yo me la soñaba siempre como Dios… me la mandó al mundo.

JON GALLEGO OSORIO

DERECHOS RESERVADOS

UN PICHIRRICHI POR FAVOR

Son las tres de la tarde, es la hora buena para sudarla, así que me voy a dar una trotadita hasta el Aventino.
Empiezo a bajar con trotecito suave para calentar, pero como estoy tan gordo me canso rápido y empiezo a caminar. Entre trote y caminada bajo y subo como en una hora.
Como estoy tan gordo subiendo la falda del cementerio me siento morir y creo que es más fácil entrar de una vez que seguir; pero alcanzo a llegar hasta la panadería de los Arias.
Me siento mamao en la acera y le digo a doña Graciela:
Doña Graciela un pichirrichi por favor.
Ella sale con su delantal de siempre y me dice:
Que hubo pues levicito, un pichirrichi solo o qué?
Pues como estoy tan gordo doña Graciela y vengo del aventino de pegarme una trotada, pues deme el pichirrichi, dos rollos y dos moros; Que hijuemadre, si estoy gordo, estoy gordo y punto.


JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RESERVADOS