LOS BUENOS SOMOS MÁS

VENGA TU REINO.

sábado, 18 de febrero de 2017

HOMBRES SIN ALMA

¿Qué es un hombre sin alma?
los hay de varias clases...

La policía atrapa un desalmado asesino, 
-Presunto- según el procedimiento.
lo deja a disposición de la inexistente y corrupta justicia terrenal,
entonces otro elegante desalmado lo defiende y lo ponen en libertad
-Abogados-

¿Quién es el hombre sin alma?
¿El Asesino, El Abogado, El Juez?
El dinero los ha permeado a todos desgraciadamente.
a los que se venden o le venden su alma pútrida al mejor postor, pastor, enemigo, demonio.

Quedan solo aquellos hombres, hombres de verdad, los que luchan por la verdad, la justicia, 
la igualdad.
Los que son asesinados por su incorruptibilidad...
A esos los llaman ADALIDES.
para ellos la justicia es divina, y el mejor gobierno es la futura teocracia.

JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RESERVADOS





sábado, 4 de febrero de 2017

SOBRE LOS ALIMENTOS


Caminaba de la mano con mi hijo Ezequiel por la plaza del pueblo, cuando pasa a nuestro lado un hombre. El sombrero muy ajado, la ropa sucia, botas pantaneras y un terrible perfume a grajo; mi hijo lo mira con asco y busca mi mirada como preguntando, queriendo saber, o en su inocente niñez ya juzgando.
Yo con mi cara de papá bravo inicié este dialogo.
Mijo no lo mire usted tan raro, ese señor feo que pasa con su mulita raspada y muy cansado, es un campesino que de la montaña ha bajado, para vender sus cosechas, las cuales nosotros compramos, y tener en la despensa aquello para alimentarnos.
Voy a contarte un poco hijo mío cómo lo han logrado.
El lechero se levanta muy temprano, a las tres madrugado, con neblina y frio, para ordeñar el ganado.
- Se le escurre la teta a la vaca hijo-
El cortador de caña rudo, se adentra cantando sones africanos en los campos del ingenio, muy recubierto, para soportar el inclemente calor, la pelusa y el filo de las hojas; luego la corta y un tractor la recoge, entonces la industria hace el resto.
Tritura  la dulce caña y de allí sale el azúcar y la panela mijo.
El recolector de café, se unta de petróleo el pellejo, para evitar el mosquito, lleva encintado un machete por si alguna sierpe en el copo del palo se ha dormido y empieza a recoger la roja cereza a veces patinando para no caer en el lodazal pendiente.
Las chapoleras cantan guascas que en el radio entonan y desesperadas lloran porque un gusano de pollo las ha picado.
Y cargan el fruto hasta tolva, lo pesan, lo pelan,  lo lavan, lo secan y escogen la pasilla para llevarlo bien bonito donde chuzo el de la federación, que lo enviará en un camión a tostar y triturar para que nosotros lo compremos y luego lo tomemos bien calientico como nos gusta.
El cosechero de hortalizas, el que cría los tomates, y la papa, y la yuca, y el plátano y el banano, y todo aquello que a la mamá en la ensalada gusta;
El cosechero lo siembra en la medida justa, el día después de la luna.
Con su sombrero de paja cuida cada día de aquellas maticas que serán luego nuestra comida.
Hay tantas cosas que debemos entender hijo mío, no los mires raro a las gentes sucias, cada quién tiene una historia que contar y son nuestras burdas miradas muy injustas.
¿Quieres un helado Ezequiel mi muy amado?



JON GALLEGO OSORIO
derechos reservados


JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RESERVADOS



CAMPESINO

Campesino
Campeador
Campeche luchador
Labrador…
Labrador de la tierra indómita llena de piedras
Luchador de la larga jornada diaria
Campeador de toda hostil inclemencia
Campesino hermano trabajador

Bajo el sol y la lluvia
En sus manos y en las uñas
Hay polvo y pantano
Y callos duros del arduo e incesante trabajo

Muy temprano en la mañana con el canto del gallo
Con un café de tragos
Arranca la faena: Desyerbar, limpiar, recoger, quemar, recolectar
Y cuidar cada matica como un padre es su tarea, cuidarla
De la plaga, del mal tiempo, de la falta de agua y plata
Con las uñas cosechar la tierra

Y que en el pueblo te paguen con monedas
Para que otros se la ganen
Y los limpios las disfruten
O ignorantes después las boten de la nevera
Mientras te jodes la espalda
Cargando el sol en la ladera

Cuando me levanto de la cama
Después de al altísimo agradecer
Te pienso campeador… Y te creo mi amigo mugroso y oloroso
Porque me diste con tu presencia mal oliente
El maíz para la arepa y el café
El cacao para el chocolate y la caña para el azúcar
La leche para el queso y los huevos y la gallina
La panela para mi agua de panela
Y el trigo para el pan
Y todo lo que hay para comer que tú no comerás
Porque eres pobre de dinero
Y no te alcanzan los denarios para comprar

Pero yo que nada coseché
Lo disfruté y a veces ni cuenta me di
Eres para mi campesino…
Como el dios de la tierra.


JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RESERVADOS


jueves, 26 de enero de 2017

TRAS LAS HUELLAS DE FRANCISCO

Ay Dios mío
Que gran locura sufrí
Siquiera ya desperté
Un solo día francisco fui.

Me quejaba sin medida
Por ser un simple don nadie
Bastó la jornada sufrida
De alguien tan importante

Sobresaltado desperté
Eran las cuatro de la madrugada
Tantas tareas ya sin siquiera un té
La agenda llena programada

Quien me mandó a quejar
Miren que desmadre
Al vaticano vine a dar
Y soy dizque el Santo Padre

¿Se encuentra bien santidad?
¿Algo le sucede?
Que más que estar en santa castidad
Santo humano quien la tolere

Que día tan ajetreado
Misas, rosarios, visitas de presidentes, saludos, reuniones con prelados
Estrecha es la vida del rodeado
Por una guardia suiza custodiados

Pesa el viejo cuerpo
Y entre tantos me siento atosigado
Esto es conjugar el verbo
Amar hasta el más ínfimo necesitado

Comprendo amigo mío
Si alguna vez quieres escapar
-Renunciar-
No es como se cree divertido
Ser el personaje del lugar

Que gran responsabilidad
Ser el elegido
Para toda la humanidad
Representar al Magno Ungido.


JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RESERVADOS

sábado, 14 de enero de 2017

LA PUÑALADA

Eran las 3 de la madrugada, cantaban los gallos raramente, era un sino siniestro.
Dormían en casa como cualquier noche habitual, de pronto en medio de la noche… Él siente una puñalada en el lado izquierdo de su vientre.
Grita tan fuerte que su grito termina en un doloroso gemido.
Sonó fantasmal.
-Lo escuchó todo el barrio-
No era una horrible pesadilla era realidad.
Su esposa de un salto enciende la luz del cuarto y aterrada corre a la cocina
El hombre abre sus ojos y la ve tan claramente que mirándola a los ojos le pregunta porqué…
En su instinto toma la daga por el mango atrapando también la fría mano de ella que aún está arremetiendo contra la herida.
Él trata de que no se mueva para apaciguar un poco el intenso dolor.
Se acurruja como un niño con amibas.
Ese punzón mortal poco a poco empieza a dejar de doler…
Está pálido, sudoroso, tembloroso,
Y sabe a ciencia cierta que su hora final ha llegado.
Ella lo mira fijamente a los ojos como para que él entienda que fue su culpa.
Con piedad lo besa en la frente, y se va cínicamente sin ninguna prisa.
Se limpia la ensangrentada mano en la falda del vestido y salta por la ventana por donde entró.
Llega su esposa que aterrada ante la espantosa escena lo mira en total perplejidad.
No sabe que hacer ni decir, lo abraza, le seca el profuso sudor de la frente con un pañuelo que está medio húmedo; Lo trata de calmar y en su instinto maternal le da un agua aromática de hierbas medicinales caseras.
Como si con eso se curara una puñalada mortal.
El quiere disimular, le hace una mueca semi sonriente y con los ojos le agradece como si no hubiese pasado nada.
La conoció en los bares, en las cantinas, en las juergas con amigos, en el arrabal; Ella se enamoró de él locamente y nunca permitió que la abandonara.
Un día le dijo: Te mataré aunque me dejes.
Y él la dejó con los años, pero no pensó que cumpliría su promesa.
Ya él pensaba que a su edad todo estaba olvidado.
Pasaron por su mente todos los momentos de su vida, buenos y malos.
Era un breve recorrido de desandar caminos para volver al inicio o al final o a la nada.
Su agonía era lenta, los minutos parecían largas horas.
No había tiempo de correr o gritar por ayuda… ya para que.
El momento era preciso para pedir perdón, para decir la verdad, para reconocer el error, para confesar las palabras no dichas, para despedirse como todo un varón.
Punza fuertemente la herida, él con su mano aprieta fuerte como tratando de detener la vida, de evadir la realidad,  pero se va la vida a borbotones de energía, a chorros de ansiedad.
Ha vuelto,
Dice él, mirando su rostro tranquilo ya…
Y escapó con ella por la ventana.
Al instante… amaneció.



JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RESERVADOS

jueves, 12 de enero de 2017

ME LLAMAN GALLINA


Soy un hombre normal que respira
Camino hablando solo
Saludando a las gentes mientras pienso en mis pensamientos
Me dicen gallina porque no peleo con nadie
Aunque me insultan y molestan todo el tiempo
He sido normal desde pequeño
No sé cuál es el problema en que yo hable conmigo mismo
Y paso por las calles de mi pueblo que conozco
Como la palma de mi mano o mejor dicho con la palma de mis pies desnudos
Si, camino a pie limpio cada recodo de este pueblo mío.
Si, y hablo conmigo mismo.
Y no peleo con nadie, por eso me llaman gallina
Desde la escuela me llaman gallina y ya no me importa
¿Cómo está don Leví?
Pasó don Levi para el almacén y me saludó
Hola Arturo,
Todos me dicen gallina
Yo me llamo Arturo escobar Hernández.

-Yo también soy gallina, tampoco peleo con nadie-
Te saludo Arturo, soy Jon gallego.


JON GALLEGO OSORIO

12-01-2017

miércoles, 11 de enero de 2017

ANTES DEL VIRUS

Recuerdo como era la vida antes del virus, que triste ver como es hoy la realidad.
Ésta nueva especie que desciende del humano se le conoce como los seres del cuello gacho.
Son unos pobres seres que alardean de ser ricos e inteligentes, mucho mejores que las anteriores generaciones.
-Pero que va-
En mi niñez, que fue una excelente niñez, jugábamos en galladas por todos lados un montón de divertidos e inocentes juegos que ya desaparecieron.
-inocencia perdida-
Para criticar hay que empezar por casa y veo mis sobrinas que son unas pequeñas hermosas, ya obstinadas  con el virus y ay sino consiguen obtenerlo, que rabieta.
En el arresto en que viven los niños ahora con el virus los entretienen.
Además de saber que es la amistad perdieron la posibilidad de crecer más saludables, aunque en la ciudad los peligros arrestan las personas en sus casas.
Recuerdo que en mi época se trabajaba, se caminaba derecho, se saludaba a quién pasara junto a la cera, se andaba con la frente en alto.
-Que tristeza ver a la gente de hoy contagiada con el virus-
los gachos, los lerdos, los mira al piso.
Recuerdo que los niños eran niños, los policías eran policías, los obreros eran obreros, las mujeres eran mujeres, y ahora todos son entes caminantes, vacíos, vanos, silentes, estúpidos.
para algunos muy pocos el virus fue su gran fortuna; Para el resto del mundo su infortunio.
El virus reseteo los cerebros humanos, incluso aquellos que ya estaban obsoletos.
En la fabrica de humanos actual todos vienen con el virus descargado y no es el pecado original.
Con gran pesar digo y con conocimiento de causa, que la gente de hoy no hace bien su trabajo, son mediocres a causa del virus. los que se consideran profesionales son aún más idiotas y se les nota más su ignorancia ya que no serían nada sin su virus, sin el SMARTHPHONE, sin sus apps,
con esta ayuda muchas personas perdieron su humanidad.

Recuerdo cuando la gente leía y hablaba cara a cara.

JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RESERVADOS







martes, 10 de enero de 2017

HOMBRE ZAFIO E INSULSO

De cuando en cuando renegaba
Por no haber progenie mía
A aquel que amorosamente
Me crearía
Que gran torpeza hubiese sido
Condenar a muerte en mi protervia
A quién más hubiese querido
Y dejarlo aquí sin la protección mía.

Pero… ¡que protección le daría!
Un ser deleznable, vano e ignorante
Que nada puede hacer por su destino
Que ni siquiera sabe ganarse la vida
Y se van los días
Uno tras otro por la misma vía
La inactividad mata la hidalguía

Agradezco hoy no haber engendrado a nadie
Ni condenarle a muerte con mi linaje
Que ufano de mierda soy
Producto ruin del religioso mestizaje

Preguntaría un día
¿Porqué traerme a este mundo de rapiña?
¿Quién tan egoísta lo pediría?
¿La sociedad ajena que nada daría?
¿La patria boba?
¿El ansia absurda de procrear familia?
¿Acaso la heredad del apellido?
¿Volver a ver la faz mía?

De cuando en vez renegaba
Por no tener progenie
Que grave hubiese sido
Dejar en esta porqueriza
Mi descendencia confundida, hambrienta, mal herida,
Desconsolada, pegada al cielo
Que nada contestaría
¡Que protervia!

Mas hoy…
Me alegro de no haber heredado
Mi pobre tiranía
Zafio e insulso humano.


Que ya no lloren mis rincones palpitantes
A ti Dios lejano daré mis ojos
Y el amor que dolorido late
En la minúscula entraña
Con veneno sedaría.

Se pregunta un ser delirante
¿A que he venido?
¿Para que me enseñaste a amarte?
Soy un terreno baldío
Que observa triste el infinito alucinante
¿Cuantos secretos guardas gran orbe
Y en el polvo estelar que es un humano orante?

Nada, nada, nada,
Solo un ser pensante
que en protervia fue condenado a muerte
Y morirá sin remedio un día
Ese es el final.


JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RESERVADOS