LOS BUENOS SOMOS MÁS

VENGA TU REINO.

sábado, 14 de enero de 2017

LA PUÑALADA

Eran las 3 de la madrugada, cantaban los gallos raramente, era un sino siniestro.
Dormían en casa como cualquier noche habitual, de pronto en medio de la noche… Él siente una puñalada en el lado izquierdo de su vientre.
Grita tan fuerte que su grito termina en un doloroso gemido.
Sonó fantasmal.
-Lo escuchó todo el barrio-
No era una horrible pesadilla era realidad.
Su esposa de un salto enciende la luz del cuarto y aterrada corre a la cocina
El hombre abre sus ojos y la ve tan claramente que mirándola a los ojos le pregunta porqué…
En su instinto toma la daga por el mango atrapando también la fría mano de ella que aún está arremetiendo contra la herida.
Él trata de que no se mueva para apaciguar un poco el intenso dolor.
Se acurruja como un niño con amibas.
Ese punzón mortal poco a poco empieza a dejar de doler…
Está pálido, sudoroso, tembloroso,
Y sabe a ciencia cierta que su hora final ha llegado.
Ella lo mira fijamente a los ojos como para que él entienda que fue su culpa.
Con piedad lo besa en la frente, y se va cínicamente sin ninguna prisa.
Se limpia la ensangrentada mano en la falda del vestido y salta por la ventana por donde entró.
Llega su esposa que aterrada ante la espantosa escena lo mira en total perplejidad.
No sabe que hacer ni decir, lo abraza, le seca el profuso sudor de la frente con un pañuelo que está medio húmedo; Lo trata de calmar y en su instinto maternal le da un agua aromática de hierbas medicinales caseras.
Como si con eso se curara una puñalada mortal.
El quiere disimular, le hace una mueca semi sonriente y con los ojos le agradece como si no hubiese pasado nada.
La conoció en los bares, en las cantinas, en las juergas con amigos, en el arrabal; Ella se enamoró de él locamente y nunca permitió que la abandonara.
Un día le dijo: Te mataré aunque me dejes.
Y él la dejó con los años, pero no pensó que cumpliría su promesa.
Ya él pensaba que a su edad todo estaba olvidado.
Pasaron por su mente todos los momentos de su vida, buenos y malos.
Era un breve recorrido de desandar caminos para volver al inicio o al final o a la nada.
Su agonía era lenta, los minutos parecían largas horas.
No había tiempo de correr o gritar por ayuda… ya para que.
El momento era preciso para pedir perdón, para decir la verdad, para reconocer el error, para confesar las palabras no dichas, para despedirse como todo un varón.
Punza fuertemente la herida, él con su mano aprieta fuerte como tratando de detener la vida, de evadir la realidad,  pero se va la vida a borbotones de energía, a chorros de ansiedad.
Ha vuelto,
Dice él, mirando su rostro tranquilo ya…
Y escapó con ella por la ventana.
Al instante… amaneció.



JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RESERVADOS

jueves, 12 de enero de 2017

ME LLAMAN GALLINA


Soy un hombre normal que respira
Camino hablando solo
Saludando a las gentes mientras pienso en mis pensamientos
Me dicen gallina porque no peleo con nadie
Aunque me insultan y molestan todo el tiempo
He sido normal desde pequeño
No sé cuál es el problema en que yo hable conmigo mismo
Y paso por las calles de mi pueblo que conozco
Como la palma de mi mano o mejor dicho con la palma de mis pies desnudos
Si, camino a pie limpio cada recodo de este pueblo mío.
Si, y hablo conmigo mismo.
Y no peleo con nadie, por eso me llaman gallina
Desde la escuela me llaman gallina y ya no me importa
¿Cómo está don Leví?
Pasó don Levi para el almacén y me saludó
Hola Arturo,
Todos me dicen gallina
Yo me llamo Arturo escobar Hernández.

-Yo también soy gallina, tampoco peleo con nadie-
Te saludo Arturo, soy Jon gallego.

JON GALLEGO OSORIO

12-01-2017

miércoles, 11 de enero de 2017

ANTES DEL VIRUS

Recuerdo como era la vida antes del virus, que triste ver como es hoy la realidad.
Ésta nueva especie que desciende del humano se le conoce como los seres del cuello gacho.
Son unos pobres seres que alardean de ser ricos e inteligentes, mucho mejores que las anteriores generaciones.
-Pero que va-
En mi niñez, que fue una excelente niñez, jugábamos en galladas por todos lados un montón de divertidos e inocentes juegos que ya desaparecieron.
-inocencia perdida-
Para criticar hay que empezar por casa y veo mis sobrinas que son unas pequeñas hermosas, ya obstinadas  con el virus y ay sino consiguen obtenerlo, que rabieta.
En el arresto en que viven los niños ahora con el virus los entretienen.
Además de saber que es la amistad perdieron la posibilidad de crecer más saludables, aunque en la ciudad los peligros arrestan las personas en sus casas.
Recuerdo que en mi época se trabajaba, se caminaba derecho, se saludaba a quién pasara junto a la cera, se andaba con la frente en alto.
-Que tristeza ver a la gente de hoy contagiada con el virus-
los gachos, los lerdos, los mira al piso.
Recuerdo que los niños eran niños, los policías eran policías, los obreros eran obreros, las mujeres eran mujeres, y ahora todos son entes caminantes, vacíos, vanos, silentes, estúpidos.
para algunos muy pocos el virus fue su gran fortuna; Para el resto del mundo su infortunio.
El virus reseteo los cerebros humanos, incluso aquellos que ya estaban obsoletos.
En la fabrica de humanos actual todos vienen con el virus descargado y no es el pecado original.
Con gran pesar digo y con conocimiento de causa, que la gente de hoy no hace bien su trabajo, son mediocres a causa del virus. los que se consideran profesionales son aún más idiotas y se les nota más su ignorancia ya que no serían nada sin su virus, sin el SMARTHPHONE, sin sus apps,
con esta ayuda muchas personas perdieron su humanidad.

Recuerdo cuando la gente leía y hablaba cara a cara.

JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RESERVADOS





martes, 10 de enero de 2017

HOMBRE ZAFIO E INSULSO

De cuando en cuando renegaba
Por no haber progenie mía
A aquel que amorosamente
Me crearía
Que gran torpeza hubiese sido
Condenar a muerte en mi protervia
A quién más hubiese querido
Y dejarlo aquí sin la protección mía.

Pero… ¡que protección le daría!
Un ser deleznable, vano e ignorante
Que nada puede hacer por su destino
Que ni siquiera sabe ganarse la vida
Y se van los días
Uno tras otro por la misma vía
La inactividad mata la hidalguía

Agradezco hoy no haber engendrado a nadie
Ni condenarle a muerte con mi linaje
Que ufano de mierda soy
Producto ruin del religioso mestizaje

Preguntaría un día
¿Porqué traerme a este mundo de rapiña?
¿Quién tan egoísta lo pediría?
¿La sociedad ajena que nada daría?
¿La patria boba?
¿El ansia absurda de procrear familia?
¿Acaso la heredad del apellido?
¿Volver a ver la faz mía?

De cuando en vez renegaba
Por no tener progenie
Que grave hubiese sido
Dejar en esta porqueriza
Mi descendencia confundida, hambrienta, mal herida,
Desconsolada, pegada al cielo
Que nada contestaría
¡Que protervia!

Mas hoy…
Me alegro de no haber heredado
Mi pobre tiranía
Zafio e insulso humano.


Que ya no lloren mis rincones palpitantes
A ti Dios lejano daré mis ojos
Y el amor que dolorido late
En la minúscula entraña
Con veneno sedaría.

Se pregunta un ser delirante
¿A que he venido?
¿Para que me enseñaste a amarte?
Soy un terreno baldío
Que observa triste el infinito alucinante
¿Cuantos secretos guardas gran orbe
Y en el polvo estelar que es un humano orante?

Nada, nada, nada,
Solo un ser pensante
que en protervia fue condenado a muerte
Y morirá sin remedio un día
Ese es el final.


JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RESERVADOS

martes, 3 de enero de 2017

HOJA EN BLANCO

No está en blanco la hoja
está en silencio
inquieta
de confesiones repleta
y tiene dudas
vacilaciones
y secretos innombrables
quisiera gritar irreverencias
decir verdades dolorosas
confesiones vergonzosas
revelar amores desgraciados
y aclarar mal entendidos
tiene la hoja en blanco
meditaciones a solas
borrones de otras hojas
palabras incongruentes sin sentido
sin rima
tiene también ideas perdidas en divagaciones
argumentos incompletos
ideas inconclusas
la hoja en blanco es un poema en proceso
una novela gestando
un cuento por nacer
una carta que quiere convencer
un remitente a punto de decir
un sin fin de posibilidades
entre ellas en mi caso
un te amo sin valor.

JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RESERVADOS



ORGULLOSA

Ay de ti
si llegas a caer
de la encumbrada altura
en mis pedazos puedes romper
altiva criatura
que fácil rompes el hilo
sin siquiera ver
piensas que siempre estaré
sin importar mi postura
violento silencio
cruel
sanguinario
pero... ¡Que he hecho!
quiero saber
¡Que gran soberbia!
sola te he ver
por orgullosa
de mí no volverás a saber
y nada dejas decir
y nada sabes escuchar
airosa sueles evadir
un títere quieres tener
y tú los hilos manejar
para ser feliz
sin cambiar
sin oír
sin aprender
ay de ti
si llegas a caer
frente al espejo verás
un día sin querer
lo que es el absurdo silencio
doloroso
en soledad perecer
como la bruma... desvanecer.

JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RESERVADOS


martes, 27 de diciembre de 2016

SECUESTRADOS

Luego de una larga investigación sobre la causa de algunos secuestros se llegó a la conclusión que fue su belleza.

Estos son algunos diálogos entre los que padecieron como víctimas.
Estábamos todos en una cómoda casa de apariencia elegante, cada cual en su celda, con  agua, comida y un espacio ridículo para movernos.
Usaré los alias para proteger la identidad de las víctimas.
DIALOGO:

Hey  tú, cuál es tu nombre y pecado.
Me dicen Payaso, por eso estoy aquí en esta estúpida celda, rodeado de falsos paisajes y una vida artificial. Y tú que hiciste.
Me dicen Perico, dicen que canto hermoso y por eso me secuestraron.
Al parecer no somos los únicos dice Payaso.
He visto otro par de sujetos pero llevan mucho tiempo y han ganado la confianza del captor y están afuera de la celda por ahí vagando por la casa; eh escuchado que les dicen Perro y Gato.
Aún no creo que esté en este encierro, tratando difícilmente de moverme, tratando de aparentar felicidad para no ser asesinado, esperando morir para ser libre.
¿Dónde naciste Payaso?
vengo del reino de la sal, del piélago del color, ese era mi hogar, allí quedó mi pasado.
¿Y tú de dónde vienes Perico?
Vengo del reino de las nubes, los árboles y el arco iris; allí quedó mi pasado.
He visto que Gato solo duerme y me mira con cierta mirada.
No te preocupes Payaso a mí me mira igual.
Perro parece amigable, creo que sufre del síndrome de Estocolmo porque se le ve feliz con el captor.
Sabes Payaso, ya había escuchado sobre los secuestradores en el reino de los vientos que van y vienen por el mundo, dicen que se llaman humanos los captores, que son crueles aunque creen que nos salvan de algo, dicen que han devastado todos los reinos, y que ahora han empezado a devorarse entre ellos mismos.
Yo también escuché lo mismo en mi reino, todo lo han devastado, es horrible esa raza que invadió el planeta nuestro.
Cállate, es la hora de comer y tengo que cantar para que limpien esta porquería de celda.
Entiendo voy a hacer lo mío también.
Luego de un rato.
Hey Payaso, mira, el captor ha traído alguien nuevo a casa.
La conozco Perico, la llaman mujer, es hermosa y fértil, da placer y por eso se las llevan; en mi reino las amamos aunque no tienen piernas.
Pobrecita, llora desconsolada como lo hacíamos nosotros al llegar, la inocente no sabe que nunca se ira, a no ser que muera.
Que raros son esos humanos que dicen amar pero roban la libertad.
Escucha payaso, son trinos esos de afuera.
No llores, simula que cantas.
Siente eso perico, es el susurro del viento que mece la mar.
Calla, muévete con gracia en esa enorme soledad.
Mira como llora la mujer, la belleza de los humanos, mira como la ultraja solo por placer.
Ayuda por favor…
No grites, no grites.
Ya nos escucharon.
Nada pasará.
Payaso murió muy pronto de asfixia e inanición.
Pájaro murió luego por la soledad.
Perro y gato aún siguen ahí como si nada.
A la mujer la buscan con angustia por toda vecindad.
El humano es un psicópata conocido ya.
Y nada pasa, nada de nada.
Todo sigue igual.

JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RESERVADOS
27-12-2016


lunes, 19 de diciembre de 2016

CANTO EUCARÍSTICO

Altísimo Señor de los ejércitos
Tú que todo lo puedes
Que eres el único y magnífico
El más grande omnipotente
Que todo lo creaste en tu mente
Y libre albedrio le diste
A lo creado impotente

A los que no permiten
Que mi camino brille
Ni corra mi rio fulgente
Solo tú altísimo Señor
Les puedes decir DETENTE
Porque tu voz es el trueno
Que todo retumba
Y no hay rebelde que ose estar en contra de tu mente
Porque eres el alfa y el omega
Dios de Dios
Luz de luz
Dios verdadero de Dios verdadero
El camino la verdad y la vida
Porque eres el todo Santo Señor
A los que ocupan mi camino diles...
DETENTE.
Quien como tú Yahveh
Quien como tú Emmanuel
Cerca el sacerdote de la luz Melquisedec
Junto con los ángeles a su escabel  cantan…
“Este es el cordero de Dios que quita los pecados del mundo, dichosos los invitados a la Sena del Señor”
Señor yo no soy digno de que entres en mi casa porque soy un pecador, soy ufano, soy humano soy un hedor.
Pero una sola palabra tuya bastará para sanarme, para limpiar mis caminos, para recomponer mis sendas, para llegar hasta ti.
Altísimo Señor
Solo una palabra tuya bastará.

JON GALLEGO OSORIO
18-12-2016

DERECHOS RESERVADOS

EL ABUELO

Poco a poco entendí
Lo vi con mis propios ojos
Mi abuelo es un héroe
Fue lo que oí.
Parecía un hombre normal, caminó entre nosotros, pero escuché decir que era un héroe de verdad.
Que estuvo en Vietnam y sobrevivió, que las balas le zumbaban pero las esquivó como el hombre invisible, que su fuerza era sin igual, que era como una roca, que le multaron las dos manos porque rompía muchos dientes y todo lo que toca, era un Superman.
Recuerdo que una tarde, escondido bajo el sombrero ladiado, tiró la ruana sobre hombro derecho, dobló las mangas de su camisa de domingo y desenfundó su espada, y la frotó contra el suelo y echaba chispas, se movía muy charro el abuelo, sin dejar caer el sombrero y cantando putazos campesinos sin respeto.
En la mano izquierda tenía un reloj grande de tres tornillos orient verde esmeralda, creo que era un arma como la de linterna verde.
Y sus uñas eran muy largas como las navajas de wolvering.
Recuerdo que echaba humo por la boca cuando hablaba y en el bolsillo tenía un pequeño fuego para encender su boca de dragón.
Un día le pedía a papá un regalo pero no me lo trajo. Entonces el abuelo me hizo en el laboratorio de científico loco y de mago; el mejor de los carros, el camión más grande del mundo que solo yo lo tengo. Mi abuelo era un inventor.
Recuerdo mucho su olor, siempre era el mismo, para despistar al enemigo.
Sudor seco de varios domingos, humo y siete machos del fino.
Dicen que el abuelo se fue a otra galaxia a combatir enemigos.
Yo lo sabía,
Mi abuelo es un x-men.

JON GALLEGO OSORIO
18-12-2016
DERECHOS RSERVADOS


ABRIR LOS OJOS


Sin esfuerzo ni voluntad
Como un acto repentino
Se revela el despertad
Cual rayo matutino

Se esconde el párpado en la oscuridad craneal
Y entra la luz fulgurante
Es como abrir la puerta celestial
A un lázaro increyente

Erguido sapiens sin razón
Vuelve a la absurda faena
Da por eterno al cansado corazón
Que anhela terminar pronto su tarea

Vive amasando el codiciado papel
El ingenuo orate caminante
Sueña con subir al cielo por babel
Desconociendo la muerte el ignorante

Flotando sobre las livianas nubes
El orgulloso humano ríe
-Olvida dar las gracias-
Debiendo imitar los querubes
Que no cargan en su interior un esqueleto que sonríe

¡Qué gran regalo Dios!
Nos das como primer trago
Abrir los ojos
Despertar
¡Qué gran milagro!

JON GALLEGO OSORIO
18-12-2016

DERECHOS RESERVADOS