LOS BUENOS SOMOS MÁS

VENGA TU REINO.

lunes, 24 de julio de 2017

PAREJAS GUAU

Ya son historias de abuelas ésas familias grandes de más de diez hijos, de donde provenimos la mayoría de nosotros, cargadas de mucha dificultad y pobreza,  pero con mucho amor.
ya no existen las familias con historias de tíos, abuelos, primos, parientes de toda clase, porque ya no se frecuentan, sino, familias guau miau.
Las familias fueron menguando década tras década, de docenas de hijos a familias de ocho hijos, de siete, seis, cinco, cuatro, tres, dos, uno y cero.  Si… Cero hijos.
Llegamos a la degeneración de parejas con hijos guau o miau.
Que la economía está muy mal, que la demografía mundial no necesita humanos, que la escasez de alimento, que la violencia, que el mundo es muy malo  para tener hijos,
que mejor en el nuevo mundo, en fin.
Entonces “una pareja” se conoce, se enamoran y se van a vivir su idilio con sus perros y gatos.
Yo los veo pulular por todos lados, y la gran mayoría son hijos pupi de papi y mami; mimaos y mimadas que no aprendieron responsabilidad de ninguna clase, sino que suplieron su escasez de amor con macotas y ahora los tratan como a hijos.
Esos niños criados por la muchacha del servicio, que ocupa el lugar más importante en las vidas de esos muchachitos, porque es lo más cercano que sintieron a una mamá o papá.
Algunos de ellos creo que exageran humanizándolos con ropitas y nombres de humanos:
La gata… mari mar, el perro… simón, y si por casualidad se les atraviesa, se les viene, les falla algún cálculo, y llega la cigüeña con un muchachito en la vida, lo nombran Dante para recordar su paso por el infierno de criar a un indeseado humano.
Otras  de esas parejas guau miau simplemente es por seguir la moda, y llenan el vacio en su corazón con una mascota que a veces dejan encerrada en un balcón ladrando todo el día e incomodando al prójimo, otros son muy inteligentes porque saben que si van a salir de viaje lo llevan a la guardería y solucionado el problema lo cual no es así con un hijo.
Ahí van… mírelos, cargando perros y gatos, besándolos en la boca, les pintan las uñas,
los tratan como a princesas y príncipes, los llevan a costosas clínicas veterinarias, van para la peluquería, luego a comprarles ropita fina y de marca, son tan tiernos, tan lindos,
taaaaaaaaan imbéciles.
El mundo muere de hambre, humanos muriendo de hambre, sin ropa para cubrirse, humanos sufriendo enfermedades incosteables, pero nadie ayuda ni le importa.
Hay países Super desarrollados que ofrecen grandes garantías a parejas jóvenes para que vayan y habiten, pero principalmente para que se multipliquen, repueblen esos países que se envejecieron sin hijos, porque progresaron mucho económicamente pero para quién…
Dios nos envía a vivir en este planeta como humanos felices, y nosotros la cagamos persiguiendo solamente la mierda del diablo. Y envejecemos, morimos, y de paso…
nos extinguimos.
Si te sobra el dinero y quieres ayudar, dar mejor calidad de vida, adopta… pero no solo un perros y tres gatos; alimenta a un humano, muchos te lo agradecerán.
Una mascota no es un hijo, y cuando envejezcas, esa mascota no hará absolutamente nada por ti, ni una mínima palabra de amor te dirá.


JON GALLEGO OSORIO
DERECHOS RESERVADOS